«Eutanasia» o el tamaño no importa