Empujo el carrito de los enseres de limpieza cinco pasos más hasta la siguiente puerta. Undostrescuatrocinco. El sonido de las llantas y el rechinido de la suela de mis mocasines enmudecen sobre la alfombra. Detrás de mí todo se queda en silencio. Voy llenando de silencio las habitaciones por las que paso. En frente me espera el caos: charolas en el piso con trastes amontonados y botellas de champaña vacías que flotan como la proa de un barco roto…

Un cuento de Ave Barrera[@avebarrera] / Ilustración de Elena Guerrero-Amable Desconocida [@soyamabled].