Por ROGELIO VEGA

  1. G. K. Chesterton es siempre un remanso. Su estilo, elegante y cuidadoso, dota a sus textos de un insospechado personaje: el narrador cobra atractiva fuerza y sus palabras, tan precisas y poéticas, dejan a la trama y misterio en un segundo plano. El poeta y los lunáticos me presentó a Gabriel Gale, artista y (faltaba más) detective también.

 

  1. Me gusta Liv Moore, la hermosa protagonista de iZombie. Me fascina la justa extensión de su pelo y el color indefinido de sus ojos preciosos (a veces claros, a veces rojos o negros). Sigo con entusiasmo y desmedido romanticismo sus aventuras, que son divertidas y complicadas a medias, y espero con ansias su hambre irrefrenable, sus gestos nuevos después de atacar a los muertos.

  1. De China Miéville envidió su imaginación y su falta de frenos. Kraken, una de sus novelas, es el perfecto ejemplo: alucinante, caótica y sorpresiva. Su Londres de pesadilla, amplia y aterradora, te envuelve de golpe; los personajes, de habilidades inverosímiles, te atrapan y la curiosidad (de repente tu peor enemiga) te acompaña hasta la última página.

  1. Busqué Monster, de Masayuki Kojima, por recomendación y me sorprendió su tono serio y sombrío. Los personajes, más allá del protagonista, son curiosos y atractivos: atrapados (casi sin saberlo) en la red desalmada y perversa de la posguerra. Además aparece en la historia un escritor y nos muestra de paso lo peligrosos que son los libros para niños.

  1. Disfruté infinidad las referencias y guiños en Ready player one de Ernest Cline; compuse una amplia lista y dejé, para el año que viene, muchas de sus recomendaciones. La novela es agradable y divertida (un vasto canto a nuestros gustos) pero hace preguntarme si su gran éxito, más que a su talento, no se finca solamente en la nostalgia.

  1. Orphan black, la serie canadiense de ciencia ficción, le debe absolutamente todo al talento de Tatiana Maslany. Hay en la trama varios clones y la actriz, su capacidad y registro, van mucho más allá del simple maquillaje o los inexistentes efectos especiales. La historia es excelente y espero unas merecidas vacaciones para atacar su tercera temporada.

  1. Grant Morrison nunca va a dejarte tranquilo: sus ideas incomodan, golpean y te hacen reflexionar. We3, el cómic que comparte con Frank Quitely, tiene ya bastantes años y apenas lo conozco; sus páginas anticipan monstruos (nosotros) y retratan a la perfección la dudosa, casi inexistente, calidad del ser humano.

  1. Sebastião Salgado es un gran fotógrafo y el documental La sal de la tierra va dejarlo muy en claro. La obra es un viaje familiar, una biografía, y al mismo tiempo un asombroso catálogo. Hay impresionantes planos y sus dos directores van a conducirte (amables, de la mano) a conocer y apreciar a este importante personaje.

  1. Tengo debilidad por estas historias, me enternecen y en igual medida me arrancan lágrimas y sonrisas. Héctor y el secreto de la felicidad no me defraudó; tiene en su reparto a Simon Pegg, a la bella Rosamund Pike, y queda en el alma la sensación, la alegría, de que el mundo ofrece muchas experiencias más.