1.- ¿Cuál es el defecto propio que deplora más?
Me gustaría decir que no tengo defectos, que soy un ser perfecto, hermoso, único e inigualable. Sin embargo, creo que la lista puede ser larga, tal vez lo que más me moleste sea la tendencia a procrastinar.

2. ¿Cuál es el defecto que usted deplora más en otros?
La frialdad e indiferencia. Las personas incapaces de sentir empatía por el dolor de otros seres humanos o los animales. También aquellos que guardan sus emociones en cajas de seguridad.

3. ¿Cuál es su estado mental más común?
La ausencia del presente. La nostalgia suele arrastrarme hacia el pasado y los planes me ubican de forma continua en el futuro.

4. ¿Cómo le gustaría morir?
La idea no es mía, pero creo que morir de amor. Ya sea durante el acto sexual o por la imposibilidad de estar junto al ser querido.

5. Si después de muerto debe volver a la Tierra, ¿convertido en qué persona o cosa usted regresaría?
Me gustaría regresar en un escritor que tras la muerte ha encontrado los secretos de este arte y si no, deberé copiarle la respuesta a Abril Posas y decir que en un gato, pero en uno de esos que son acariciados y venerados como dioses. Si no es mucho pedir, quiero un ojo verde y otro azul.

6. Y si pudiera elegir un personaje de ficción, ¿cuál escogería?
Ojalá y fuera Batman para contar con una voz impotente, mujeres, riqueza y la capacidad de hacer justicia por las noches; pero creo que necesitaría de varias muertes para conseguirlo. Tal vez me parezca más a ese Jon Snow que no sabe nada.

7. ¿Cuál es su mayor extravagancia?
No creo ser un tipo extravagante. Más bien un obsesivo que aún escucha discos de inicio a fin e intenta controlar cada minuto de su vida con agendas.

8. ¿En qué ocasiones miente?
Cuando la verdad hará que nazca la decepción.

9. ¿Qué persona viva le inspira más desprecio?
Hasta ahora ningún personaje es digno de mi desprecio absoluto. Me repugnan aquellos que abusan de su poder.

10. ¿A qué persona viva admira?
Entre los escritores: Ishiguro, Auster, Coetze y Murakami son guías para mí. De los latinoamericanos del momento Andrés Neuman. No cuento con una sola persona que admire, dejo los más importantes para la pregunta final.

11. ¿Qué palabras o frases usa más?
Sin embargo, es imposible, son las que me vienen a la mente en este momento. Aparecen como plaga en mis textos, cuando me doy cuenta deseo quitarlas, sin embargo, es imposible.

12. ¿Cuál es su idea de la felicidad perfecta?
Algo sencillo: Encontrar esa pareja que me haga llegar al frenesí con un simple gesto, disfrutar los momentos familiares, un par de gatos sonrientes y gozar cada palabra que se escribe.

13. ¿Cuál es su mayor miedo?
La muerte. Cuando el más allá parece una utopía, la muerte convierte todo en absurdo.

14. ¿Cuál es su mayor remordimiento?
Insultar con fervor a gente que lo merecía y el vivir una adolescencia ajena al desenfreno. Siempre he sido demasiado responsable.

15. ¿Cuál es la virtud más sobrevalorada socialmente?
Dedicar la vida al trabajo y estar siempre ocupado. Esta sociedad educa para eso y suele condenar el ocio, tememos a los momentos donde no hay nada que hacer. Se van perdiendo las pasiones para convertirlas en deberes.

16. ¿Qué le disgusta más de su apariencia?
Un poco mi abdomen. Estoy en la búsqueda de esos cuadritos que transportan a las adolescentes al delirio.

17. ¿Cuáles son sus nombres favoritos?
Florencia, Ítalo, Carol.

18. ¿Qué talento desearía tener?
Viajar en el tiempo. Pero me bastaría con cantar un poco mejor y escribir como si se tratara de respirar.

19. ¿Qué le desagrada más?
Las muertes sin sentido, el maltrato animal.

20. ¿Cuándo y dónde ha sido más feliz?
Creo que ningún momento del pasado se impone a otros. La infancia, viajes de familia, ver a mi padre tras un año lejos de él, situaciones vividas con algunas ex parejas. Considero que de los pasajes placenteros, la memoria guarda aquellos instantes que alguna vez deseamos que fueran eternos.

21. Si pudiera, ¿qué cambiaría de su familia?
Acortar la distancia con mis primos que viven en Argentina, haber compartido más tiempo con ellos cuando fui pequeño, y contar con la posibilidad de conocer a mis dos abuelos, los cuales murieron antes de que yo naciera.

22. ¿Cuál es su mayor logro?
Ser un romántico. Creo que para dedicarse a escribir hay que creer en el triunfo de los ideales, en que vale la pena colocar palabra tras palabra y es posible hacerlo en una realidad que suele desdeñar el arte. Ser un romántico en una sociedad que prioriza el instante a lo eterno.

23. ¿Cuál es su posesión más atesorada?
Un León-O que poseo desde los cinco años. Tiene un brazo quemado porque cuando llegué a los once o doce decidí que era tiempo de guardar para siempre los juguetes. Solía inventar historias que continuaban día a día. León-O fue el único sobreviviente de la batalla definitiva, aquella que me hizo entrar a una adolescencia incomprensible.

24. ¿Cuál es la manifestación más clara de la miseria?
La aceptación de la misma. Acostumbrarnos a que todo se caiga en pedazos, al horror, al hambre de los demás y declararnos impotentes. El sistema ha logrado que demos la batalla por perdida antes de iniciarla.

25. ¿Dónde desearía vivir?
Vancouver, Londres, tal vez algún punto de España que permita desarrollar mejor esta profesión. Nunca he tenido una gran tendencia al viaje, soy más como un árbol que sólo sueña moverse y se lo cuenta a las otras criaturas del bosque.

26. ¿Cuál es su pasatiempo favorito?
Debería decir leer. Pero siendo honestos prefiero ir al cine, solo o acompañado. Y ya entrando en más secretos indignos de un escritor, me fascina sentarme a ver al Barcelona. La magia de Messi es algo imperdible cada fin de semana.

27. ¿Cuál es la cualidad que usted aprecia más en una mujer?
La entrega a lo que hace y a la forma en la que se relaciona con los demás, mujeres capaces de abrir el corazón y sentir. Así como el humor. Son magníficas las chicas repletas de carcajadas y miradas misteriosas.

28. ¿Cuál es la cualidad que usted aprecia más en un hombre?
La lealtad y honestidad.

29. ¿Cuál es su héroe de ficción favorito?
Batman, sin duda.

30. ¿Cuáles son sus héroes de la vida real?
Tendré que caer en el Edipo y decir que mi madre, mi primer faro en el mundo literario. Obvio mi padre que siempre me ha dado su apoyo en todos los aspectos. Y aunque a él no le guste, también agregaré aquí el nombre de Carlos Bustos; un escritor que se dedica a esto con la pasión de los locos, con el riesgo de los trapecistas sin red.