Vivir en el miedo es la manifestación más clara de la miseria