Odio que Stephen Hawking nos meta ideas de colonizar otros planetas