Cecilia Magaña responde el cuestionario Proust.

1. ¿Cuál es el defecto propio que deplora más?
La manía de comerme las uñas: literal, no solo me las muerdo, las como. Y que repito mucho las cosas: puedo decir lo mismo hasta tres veces, tipo Pompín Iglesias.

2. ¿Cuál es el defecto que usted deplora más en otros?
La flojera.

3. ¿Cuál es su estado mental más común?
Un constante zumbido que me dice: ¿qué sigue? ¿a dónde vamos? ¿y ahora qué?

4. ¿Cómo le gustaría morir?
Anciana y en la cama: pasar del sueño a la muerte así, sin aviso ni nada.

5. Si después de muerto debe volver a la Tierra, ¿convertido en qué persona o cosa usted regresaría?
Me encantaría volver como una animal parlante. Claro, no un loro o un cuervo, sino uno que no suela hablar. Tal vez un perro de casa.

6. Y si pudiera elegir un personaje de ficción, ¿cuál escogería?
Casi cualquier personaje escrito por Tarantino.

7. ¿Cuál es su mayor extravagancia?
Tener largos diálogos con mi perra (haciendo también la voz con la que me contesta). Bailar con pasos medio descompuestos para festejar algo en privado. Chocar con la gente en la calle porque no me fijo al caminar.

8. ¿En qué ocasiones miente?
Cuando me cachan en algo que no quiero admitir me invento algo más.

9. ¿Qué persona viva le inspira más desprecio?
Stephen Hawking: odio que nos meta ideas de colonizar otros planetas para ir y acabárnoslos como si fuéramos langostas.

10. ¿A qué persona viva admira?
A Woody Allen, Joyce Carol Oates, Alice Munro, Cormac McCarthy y los hermanos Coen.

11. ¿Qué palabras o frases usa más?
No mamar. Voy a dormir solo 30 minutos de siesta.

12. ¿Cuál es su idea de la felicidad perfecta?
Una mañana sin trabajo: todo el día por delante, poder ir a comer taquitos de canasta, tomar café, leer, estar con mi pareja sin andar corriendo de un lado para otro.

13. ¿Cuál es su mayor miedo?
La muerte y el dolor.

14. ¿Cuál es su mayor remordimiento?
No haber bailado con mi papá el día de mi graduación de prepa por andar ligando con un imbécil.

15. ¿Cuál es la virtud más sobrevalorada socialmente?
La belleza.

16. ¿Qué le disgusta más de su apariencia?
Mis pies: son horribles. Y dependiendo del día y del ángulo, mi nariz puede ser un problema.

17. ¿Cuáles son sus nombres favoritos?
Sofía (tengo muchas Sofías en los cuentos), luego las edito y les cambio el nombre.

18. ¿Qué talento desearía tener?
El talento para pintar y dibujar profesionalmente. Me encantaría ilustrar literatura infantil.

19. ¿Qué le desagrada más?
El pollo. Sobre todo si tiene hueso, pellejo y sabe a pollo.

20. ¿Cuándo y dónde ha sido más feliz?
En un muelle de Chapala, leyendo Bartleby un fin de semana, con Javier Rizzo.

21. Si pudiera, ¿qué cambiaría de su familia?
La muerte de mi papá.

22. ¿Cuál es su mayor logro?
Un premio de novela.

23. ¿Cuál es su posesión más atesorada?
Mi perra… si se puede considerar posesión. Y un cuadro de Diana Martín titulado “El sueño de los fumadores”.

24. ¿Cuál es la manifestación más clara de la miseria?
Arrebatar lo poco que otros tienen y encima de todo hacerlos sentir mal por no ser miserables.

25. ¿Dónde desearía vivir?
Cerca del agua.

26. ¿Cuál es su pasatiempo favorito?
Ver series.

27. ¿Cuál es la cualidad que usted aprecia más en una mujer?
La autonomía.

28. ¿Cuál es la cualidad que usted aprecia más en un hombre?
La franqueza y la imaginación.

29. ¿Cuál es su héroe de ficción favorito?
Tyrion Lannister de Game of Thrones.

30. ¿Cuáles son sus héroes de la vida real?
Ché Guevara, Pancho Villa… y bueno, me encanta la historia del Pípila, aunque sea falsa y resulte que no fue uno sino muchos. Juan Escutia también me conmueve.

Cecilia Magaña
Originaria del DF (1978), ha vivido en Guadalajara desde los diez años. Recibió el Premio Nacional Gilberto Owen 2010, con el libro La cabeza decapitada. Es editora de la revista literaria Nuevas Ficciones y participó como autora en Río entre las piedras con el cuento “Vamos a empezar otra vez”.