Los escritores salvan vidas de «la cotidianidad»