Los escritores salvan vidas de “la cotidianidad”