«Siempre fui un gran mentiroso»