Escribir es una necesidad repentina, como llorar cuando te conmueves