Sobre “Lejanos guerreros” y otras cuestiones