“Los no muertos”, ¿una más de zombis?