James Nuño: El combustible para calmar a la bestia