De principio a film

POR RODRIGO GONZÁLEZ

Cualquier persona que diga que Estados Unidos no tiene una cultura propia se equivoca como se equivocan quienes afirman que la cultura de México (o de cualquier país) es la mejor del mundo. Ambos grupos comparten una visión sesgada, mezquina y parcial.

Para Estados Unidos, su mayor y más poderosa ventana cultural está en el cine. Todas las demás manifestaciones artísticas le sirven como decorado y basamento para construir el gran entramado de la cultura (o industria) del entretenimiento. Así ha sido desde el final de la segunda guerra mundial, cuando los grandes estudios de Hollywood (por cierto, los estudios más importantes están en Culver City y en Burbank, no en Hollywood) coptaron el mercado mundial de la cinematografía hasta llegar a lo que tenemos ahora: un sistema de propaganda multifuncional que hace llegar el mensaje (cualquier mensaje) de la nación más beligerante y poderosa que existe a todos los rincones del planeta.

Una vez que asimilamos el impacto de la unilateralidad del cine estadounidense es imposible negar que el desarrollo mundial de la cinematografía viene de la incesante carrera que han emprendido los estudios por apoderarse del monopolio de la distribución y exhibición en todos los países que les sea posible, en detrimento de otras manifestaciones cinematográficas.

Y como es imposible sacar la política de la cultura y por ende del cine, resulta por demás curioso el fenómeno de una película como LaLa Land. Ambientada en Los Ángeles en la época actual, el director Damien Chazelle se sirve con la cuchara grande y construye a través de esta historia de amor fallido y sueños realizados (o no), un autohomenaje al Hollywood que ya se fue. Singing in the rain, An american in Paris, The Umbrellas of Cherbourg, Sweet Charity, Broadway Melody, Funny Face o The Red Ballon, y todas las de Fred Astaire y Ginger Rogers son solo algunas de las referencias identificables en la cinta. Me atrevería a decir que hay incluso una referencia a Soy Cuba, pero en caso de afirmarlo creo que me estaría extralimitando.

Ambientada en Los Ángeles en la época actual. Ambientada en Los Ángeles en la época actual. Tengo que repetirme esto un par de veces al salir del cine porque para mi, ahí es donde radica su mayor falla pues, a pesar del fantástico despliegue técnico y artístico, y ante la imposibilidad de negar el talento de Emma Stone, Ryan Gosling y el cinematógrafo Linus Sandgren hay una serie de preguntas que me es imposible responder:

¿Los Ángeles en la época actual y en la película no aparece un solo personaje latino, un solo mexicano, un solo letrero en español? ¿Acaso no es esto una visión sesgada, mezquina y parcial de una realidad llevada a la fantasía? ¿Es intencional borrar por completo la presencia de toda una comunidad? ¿o solo es un pavoroso descuido de un director al que se le nota más preocupado por la autofelación en el idilio hollywoodense que en la urgencia de un discurso incluyente en un país que se cae a pedazos? Caray, ¡ni los meseros de las fiestas en la película son latinos!

Al final de la cinta, debo reconocer, aparece un personaje de nombre Javier González, trompetista de la banda de jazz de Sebastian, y sin embargo no alcanza para compensar las dos horas de ausencia hispana en una cinta ubicada en la ciudad con mayor presencia hispana de Estados Unidos.

Me parece fundamental la función del arte como pasta unificadora y crisol del diálogo y la resistencia. Y de igual forma, me parece vital que sea a partir del arte desde donde nos arriesguemos a reclamar nuestros espacios, desde donde nos animemos a contar nuestras historias y desde donde podamos encontrar las respuestas a los tiempos que se vienen sobre todos nosotros.