La La Land o la visión sesgada