Logan y la feliz ausencia del final feliz