«Arrival» y la generación más triste