Compartimos el texto ganador de la edición 04 de #InstantáneaExpress.


#InstantáneaExpress #HistoriasSinSpoilers

Fotografía: Nic-co-uk-nic / vía #Unsplash

Rogelio tampoco lo esperaba. El cansancio crónico sin razón aparente, la falta de apetito y el sueño molesto que no le permitía sentirse aliviado de noche, sino que lo soltaba cada mañana con dolor en el cuello y mandíbulas tensas, le dejaban la sensación de que su cuerpo quería decirle algo.

Abril Posas | El triunfo de la memoria

GANADOR: ADRIANA HARO

El cuerpo

Rogelio Almada solía quedarse despierto en cama hasta que sonara el despertador, entraba a clase con la tercera campanada y entregaba los exámenes en el último minuto. Nunca antes. Él creía que, al hacerlo, aprovechaba cada segundo al máximo. Otra parte de él creía que era un desperdicio de vida.

Por eso cuando Rogelio Almada despertó por última vez, no tenía cuerpo para levantarse. Como era costumbre, esperó a que su celular reprodujera If You Leave Me Now para indicar el momento de incorporarse. Cuando llegó la hora y los minutos del viernes, a Rogelio le fue imposible estirar la mano que ya no tenía para apagar la música.

Desorientado al no encontrar su brazo, descubrió una nota pegada al techo que decía:

Rogelio:

Ya no te quiero, después de meses de investigación, he logrado sacarte de mí.

No fue fácil. Perdóname por todas esas noches sin sueño.

 

Por favor entiéndeme, tengo mucha vida por delante y contigo no puedo seguir.

 

No me busques,

Tu cuerpo  

PD: Me he llevado tus pantalones favoritos, no creí que los fueras a necesitar.

Aunque reconoció la caligrafía al instante, Rogelio no sintió miedo; carente de glándulas suprarrenales, la adrenalina no aceleró su corazón. Escéptico como era, Rogelio Almada nunca había creído en el alma, espíritus, fantasmas o lo que fuera que había quedado de él, hasta esa mañana de abril.

Sin voz, Rogelio quiso corear el verso de su canción favorita.