La literatura la vivo de la manera más egoísta del mundo