“Más que apostarle a un golpe de suerte que cambiara mi vida por completo, más que planear un gran negocio que me hiciera millonaria, preferiría una fórmula que me permitiera concederme de vez en cuando caprichos modestos. Tener un genio en una lámpara sobre mi mesa de noche sería como contar siempre con ahorros inagotables que pudieran gastarse en bagatelas.”
Teresa González Arce​ | “Un genio a la medida”