Murakami. El atentado en las agendas