Jesse James y la mitificación de la violencia