Incendio: después de todo, no fue para tanto