El (muy lamentable) estado de las cosas