Blade Runner 2049 y la ausencia de esperanza. O no.