Fin de año: demasiadas razones para abrumarse