La militancia, la literatura y el “like”