Uno no elige sus obsesiones