Cada cosa que escribo es una especie de juguete