Categoría: Promoción (página 2 de 8)

“La cruz de la bestia”, promoción de verano

De cuando el talento de un escritor como Rafael Medina se conjuga con la visión de un ilustrador como Efrén Jiménez.
“La cruz de la bestia”, reedición ilustrada. http://bit.ly/2ak8trU
‪#‎LecturasExtremas‬ ‪#‎Pasiónporleer‬

“La cruz de la bestia” en el #RematedeVerano from Editorial Paraíso Perdido on Vimeo.

Lecturas instantáneas

#LecturasExtremas #EditorialParaísoPerdido

Para descargar Louisiana de Rafael Villegas.

Para descargar Eutanasia de Édgar Velasco.

#LecturasExtremas #EditorialParaísoPerdido

Para descargar Acteón de Cástulo Aceves.

Para descargar Florecimiento de Rogelio Vega

#LecturasExtremas #EditorialParaísoPerdido

Para descargar El apocalipsis llama a la puerta de Carlos Bustos.

Para descargar Bombones de Samuel Íñiguez Chávez.


Con ustedes, la “Biblioteca instantánea”

Primeros títulos: Pedazos de Sergio Vicencio, Bartolomé de Luis Miguel Estrada Orozco y Amniótico de Alfredo Carrera

 

La colección Instantánea surgió en 2013 como una serie de plaquettes de narrativa cuyo objetivo principal era presentar, de manera breve, contundente y atractiva, el trabajo de los narradores jaliscienses contemporáneos. El pasado abril presentamos los números 26 a 30, con los cuales cerramos una primera etapa de la colección, pues consideramos que su propósito se había alcanzado.

Sin embargo, la serie fue exitosa y causó impacto en otras latitudes del país, tanto que seguimos recibiendo obra de nuevos autores y los lectores preguntaban regularmente si habría novedades. Es por eso que presentaremos los primeros números de Biblioteca Instantánea: una segunda época más ambiciosa con un nuevo enfoque y diseño que buscará difundir el trabajo de narradores e ilustradores de todo el país. La cita en Guadalajara es el jueves 30 de junio a las 19:00 horas en la librería del Fondo de Cultura Económica (Avenida Chapultepec Sur 198), y en Morelia el viernes 1 de julio a las 19:00 horas en el Jardín de las rosas. Los tres primeros títulos son los siguientes:

#Instantanea #EditorialParaísoPerdido #SergioVicencio #ErnestoSaavedra

Pedazos

Hay lugares en los que deambula la muerte: sitios como el Chat Malheureaux donde ocurren sucesos que sólo tienen lugar en los recovecos de nuestra imaginación: perversiones, fantasías extremas y deliciosas pesadillas; o en un avión a diez mil metros de altura, mientras se habla con un extraño de las posibilidades latentes en un vuelo. En este par de Pedazos, Sergio Vicencio nos adentra en una vorágine de miedos y deseos tumultuosos, con personajes e historias que nos hacen preguntarnos si estamos preparados para enfrentar nuestro destino. Ilustración de portada: Ernesto Saavedra.

#Instantanea #EditorialParaísoPerdido #LuisMiguelEstrada #EfrénJiménez

Bartolomé

Lo que debía ser un típica escapada a la playa para un grupo de jóvenes amigos, se complica cuando deciden ir a Bartolomé, lugar que cuenta con una obscuray mortal leyenda. Cuando uno de ellos apuesta todo el dinero que tienen con los misteriosos lugareños, la aventura se sale de control. A partir de este momento los días parecen conspirar para que ninguno regrese a casa, pues el precio que deben pagar será más alto de lo que imaginaban. Ilustración de portada: Efrén Jiménez.

#Instantanea #EditorialParaísoPerdido #AlfredoCarrera #ElenaMacías

Amniótico

El despertar con la sal del recuerdo ahogándote, el encierro intentando escapar de tu propio odio; un viaje que busca desesperadamente el olvido, el fuego que marca, la guerra que arrebata, una bala que no llega, una promesa que se carga hasta el final. Con una prosa inteligente y relatos memorables, los cuentos de Alfredo Carrera nos sumergen en historias densas y asfixiantes, cuyos personajes se hunden en el abismo arrastrándonos con ellos. Ilustración de portada: Elena Macías.

 

Enrique Urbina, autor de “Raíces”

ENRIQUE URBINA

Ciudad de México, 1993. Cursa la licenciatura en Literatura Latinoamericana en la Universidad Iberoamericana. Tiene una columna, Apuntes de nigromancia, sobre videojuegos y arte fantástico en Penumbria. Textos suyos han sido publicados en las revistas electrónicas Plesiosaurio, Axxón y Fantasía Austral. Ha sido incluido en las antologías Penumbria Año I, Microhorror, La imaginación en México, Viaje a la oscuridad y 50 demonios. Fue ganador del premio Fantasista de Hierro XI y segundo lugar en el concurso de poesía de ciencia ficción José María Mendiola 2015. #Instantánea#NuestrosAutores #AutoresExtremos

Mi mayor miedo es el olvido después de la muerte.

Sergio Vicencio responde el cuestionario Proust

1. ¿Cuál es el defecto propio que deplora más?
A menudo termino aborreciendo cada cosa que hago. Mido mis creaciones con la regla más recta y las encuentro inevitablemente deficientes. Uno podría pensar que soy un tipo autocrítico y que eso mejora mi criterio, pero, ¿qué trabajo ve luz cuando nada vale la pena? Las mejoras, los ajustes y las correcciones nunca terminan. Un conflicto, de verdad. También tiendo a idealizar el mundo. Sigo esperando un arte que pague, un gobierno que no robe, un amor que nunca se apague (este último todavía no prueba ser ilusorio), pero sé bien que casi todos son engaños para vivir más contento.

2. ¿Cuál es el defecto que usted deplora más en otros?
La celebración de la ignorancia y la alegría de ignorar algo porque es popular. Me causa verdadera lástima esta nueva idea de que es bueno jactarse de aquello que gusta a las masas sin formarse un criterio propio de las cosas nuevas. También me resulta terrible el generalizar; el literalmente, poner las cosas de antemano en un género sin dar un valor individual a cada idea.

3. ¿Cuál es su estado mental más común?
Estoy siempre a la espera de ser sorprendido, de ser conmovido, de ser gratamente abordado y de que sucedan cosas improbables. A veces espero se reproduzcan en mi realidad escenas magníficas de una película para ver o saborear lo inalcanzable. Eso provoca en mi un constante estado de decepción.

4. ¿Cómo le gustaría morir?
Me gustaría no morir. Dicen por ahí que por qué pedimos eternidad si no sabemos que hacer hoy en la tarde, pero yo sí sabía qué hacer hoy en la tarde y el tiempo y el sol no me alcanzaron, el fin de semana entero. De hecho, no me alcanzó. Necesito días de 36 horas, fines de semana de 7 días, años en forma lustro para leer, comer, hacer y ver todas las cosas que deseo, así que quisiera se respetara mi infantil anhelo de vivir por siempre, por favor. Ahora que si tengo que morir, me gustaría fuera de viejo y contento a medias de hacer algo cotidiano, así nomás, sin darme cuenta. Me encantaría no escuchar el claxon del carro que me pegue y sólo sentir por medio segundo el golpe en la cabeza; quedarme ahí tirado en la banqueta, sonriendo por reflejo, pensando en mis últimos momentos en qué pan iba a comprar.

5. Si después de muerto debe volver a la Tierra, ¿convertido en qué persona o cosa usted regresaría?
Sería ideal volver como yo mismo, con todas mis memorias y pensamientos, pero en un cuerpo de mejor calidad que el que me tocó la primera vez. Menos malo, enfermo y endeble. Quizá uno femenino para experimentar el otro lado de la cuestión (sí, de esa cuestión), y tener la experiencia completa. En esa forma alterna me gustaría visitar a viejos amigos, amantes y familia, para verlos verme como un extraño que entra en sus vidas. Saber, pues, como son mis amistades cercanas con aquello que odian o desean de verdad.

6. Y si pudiera elegir un personaje de ficción, ¿cuál escogería?
¿Un personaje de ficción para volver a vivir? A todos les va terrible al final, ¿o que no por eso son parte de un arco dramático? El único personaje que no es un idiota prepotente a pesar de tener todo lo mejor del mundo en sus manos, y de no terminar mal, es Goku. Piénselo, es como Súperman sin el palo metido en el culo. Es un dios en la Tierra, está casado, tiene hijos, ha probado la vida y la muerte y ha salido victorioso y sonriente de ambas, incluso más de una vez. Vamos, seamos honestos, ¿quién no querría ser Kakaroto?

7. ¿Cuál es su mayor extravagancia?
Me gusta comprar zapatos raros en tonos chillones que luego no uso.

8. ¿En qué ocasiones miente?
Cuando me preguntan sobre mis extravagancias, como en la pregunta 7, y sólo se me ocurren cosas personales que no tienen nada que ver lo que se me está preguntando. Entonces miento, por lo general inclinado hacia lo banal.

9. ¿Qué persona viva le inspira más desprecio?
Cualquiera que se refugie en sus creencias personales sobrenaturales para denigrar lo humano, escudado bajo la concha de que aquello que cree es una libertad personal religiosa, que tiene una base antigua, y que se puede considerar parte de un constructo cultural. Probablemente odiar eso me convierta a mí en la persona viva que más desprecias.

10. ¿A qué persona viva admira?
A Neil Gaiman. ¿Debo explicar por qué? No sé si debo. Es Neil Gaiman, punto. Si lo entiendes, me parece perfecto, si no, es porque no lo has leído o escuchado hablar. James Randy y Richard Dawkins podrían estar en esta respuesta, pero es más un profundo respeto lo que siento por ellos que en sí admiración, quizá porque me es más fácil admirar a alguien con una habilidad creativa.

11. ¿Qué palabras o frases usa más?
“De hecho”, “por cierto”, “no necesariamente”, “sí, pero”; frases vinculadas con porcentajes, paráfrasis de citas que no recuerdo bien, cualquier otro artilugio argumentativo. Y la palabra awesome, pero la escribo “osom”.

12. ¿Cuál es su idea de la felicidad perfecta?
Alguien me paga adelantos de regalías por escribir narrativa desde mi casa, con deadlines relajados, sin demasiados temas impuestos (y sin pagar demasiados impuestos, para el caso), con periodos de descanso de un par de meses al año donde puedo viajar con mi excedente de efectivo por el mundo. Además de eso mi mujer sugiere que tengamos una relación abierta, mis gatos se cuidan solos y rara vez los veo, soy infértil sin riesgo a que eso cambie e inmune al cáncer. Nada más me faltó pedir súper poderes y un pito de 30 cm, pero no, eso sería demasiado fácil, demasiado común, demasiado aburrido a la larga (como de 30 cm de larga).

13. ¿Cuál es su mayor miedo?
Como he expresado en otras ocasiones, mi mayor miedo es el olvido después de la muerte. No el propio, pues a mí no me afecta ni me importa ser olvidado, sino el olvidarme de todos ustedes, que son seres humanos increíbles, y que me han enseñado tanto. Eso me aterra y me entristece. Y es que me esfuerzo tanto por saber, por leer, por escuchar y recordar, que lamento dejar que todo se pierda en las fauces de gusanos.

14. ¿Cuál es su mayor remordimiento?
Haber tratado peor a gente que alguna vez me trató mal, haber lastimado a gente para que se fuera de mi vida y ya no tener que lastimarla más, haber excluido o discriminado a alguien sin darme cuenta. Haber hecho algunas llamadas terribles, no haber hecho otras tantas maravillosas. Haber amado a medias, haber odiado por completo. No haber hecho todas las cosas que no haré por tener que conseguir dinero o por tener miedo.

15. ¿Cuál es la virtud más sobrevalorada socialmente?
La moral religiosa, que por cierto no es una virtud.

16. ¿Qué le disgusta más de su apariencia?
Solía odiar mi cuerpo tras ser una persona gorda que después fue muy delgada. Esos cambios abruptos tienen consecuencias terribles en la piel y hacen que todo lo normal en la anatomía devenga extraño. Ahora me doy cuenta de que ese resentimiento viene de una incompleción de años. He estado viviendo a sabiendas de ser algo 100% físico, únicamente alimentando una mente que viaja encima de un auto de segunda. Ahora me entretengo odiando menos mi cuerpo y más arreglando de vez en cuando el chasis, no sólo el motor, incluso cuando es para reforzar soldaduras viejas.

17. ¿Cuáles son sus nombres favoritos?
Nombres… hay tantos. Eric, Clavda, Martha, Mabelle, Ana, Antonio, Lucas. Pero un nombre por sí sólo no dice nada. Con la gente he aprendido a odiar o a amar el nombre dependiendo de la persona que lo porta. Es ingenuo y ridículo pensar que un nombre implica un destino. Es más correcto pensar que un gran camino siempre engrandece al nombre de quien lo recorre.

18. ¿Qué talento desearía tener?
El talento de saber hacer dinero con el arte. Mi padre lo tiene, mi hermana lo tiene, pero lamentablemente sólo heredé la capacidad de hacer arte, sin poder venderlo o cobrarlo de manera correcta. Una lástima.

19. ¿Qué le desagrada más?
Lo intocable que piensa la gente que deben ser la religión y la espiritualidad, todo lo que se considera sagrado, lo que por convicción personal elimina lo individual, la idea de la tortura, el sufrimiento de un animal aterrado que no entiende por qué tiene que sufrir, y en esa categoría incluyo a todos los Hombres.

20. ¿Cuándo y dónde ha sido más feliz?
Viajando con la persona que amo, lejos de todo lo laboral, en un lugar pequeño, sin muchas posesiones, sin preocuparme por continuar adelante, estando nada más, siendo nada más, viviendo al día sin pensar en casas, dinero y pérdida. Hablando con extraños que devienen muy pronto nuevos amigos. Usando gerundios a destajo sin preocuparme porque esto lo lean escritores pomposos, o porque la gente no guste de los gerundios así nomás, aprendiendo idiomas, aprendiendo cualquier cosa nueva y útil.

21. Si pudiera, ¿qué cambiaría de su familia?
Me gustaría cambiarlos de polo magnético, para que supieran estar cerca los unos de los otros. Yo con ellos funciono por diferente, pero entre ellos no se pueden por iguales.

22. ¿Cuál es su mayor logro?
Todavía no me conformo ni me rindo y aún creo que muchas de las cosas que ya sé imposibles están por llegar. Cuando me conforme con un estándar de vida, cuando deje de crear para ganar, cuando deje de hacer por convicción y empiece sólo a hacer las cosas por ahorrar y comprar, entonces lo habré perdido todo, pero de momento sigo luchando contra lo que se debe ser: Ese es el logro.

23. ¿Cuál es su posesión más atesorada?
El conocimiento acumulado. No me gustaría perderlo o dejarlo por ahí, pero es fácil irlo olvidando encima de las mesas de los cafés…

24. ¿Cuál es la manifestación más clara de la miseria?
40 años trabajando para alguien más, ganando menos que él, haciendo algo que odias, ahorrando para conseguir una vida que no quieres, instalado en un estado de mediocridad constante que apaciguas con vacaciones, escapes, huidas y compras para luego darte cuenta de que no has hecho nada con tiempo y, finalmente, continuar igual. No, no estoy parafraseando a Chuck palahniuk o a David Fincher, pero es la idea, sólo con menos anarquía y explosivos.

25. ¿Dónde desearía vivir?
Desearía ser un poco más nomádico. Tener una estancia distinta una vez al mes, una vista distinta en mi ventana cada cierto número de mañanas; un poco más de tierra en las uñas y menos en las estanterías. Lástima de la vida moderna, que nos enseña que sólo vale la pena quedarnos quietos.

26. ¿Cuál es su pasatiempo favorito?
Si nos olvidamos de lo vital que era jugar cuando éramos niños y podemos ahora, en nuestra vida adulta, considerar los juegos un mero pasatiempo, es a ese al que me avoco. Jugar, sólo, con amigos, en mesa, con dados, cartas, o en una consola, es una experiencia que siempre agradezco. Además, con centenares de estudios triple A haciendo videojuegos con historias increíbles todos los días, cómo no explotar esta vertiente nueva y exquisita de consumir relatos interactivos. Escuchen cuando les digo que el escritor que no juega se pierde de muy buenos cuentos que nunca serán libros.

27. ¿Cuál es la cualidad que usted aprecia más en una mujer?
Una no, como menos pido tres en paquete, deseo, inteligencia e independencia. Me gusta que lo sepan todo, que lo quieran todo y que no se detengan por uno para obtener lo que les haga falta. Me gustan las mujeres avorazadas con la vida, con su trabajo y con sus hombres. Para los santos las monjas y las beatas, para los tontos las nobles, las fieles y las cocineras perfectas; a mí, dénmelas libres, hambrientas de vida, putas si quieren, pero que no se queden quietas cuando las otras ya se estancaron.

28. ¿Cuál es la cualidad que usted aprecia más en un hombre?
La honestidad, aunque también podría decir que la congruencia. Si un hombre no va a ser honesto (que es lo menos que se espera de los verdaderos amigos y de los verdaderos enemigos), por lo menos que sea honesto para que sepamos que siempre miente, y que ama mentir. Que no nos quede duda de que su vida entera es una falacia. Si no miente, aprecio que sea honesto al grado de lastimarte, pues precisamente porque sé que es honesto, comprendo que no busca hacerlo voluntariamente.

29. ¿Cuál es su héroe de ficción favorito?
Uf, no sé. ¿Batman? No, la verdad es que no, porque Batman sólo vale por sus villanos. De lo contrario sería un niño rico con un complejo suicida y con la peor vida sexual de un millonario. ¿Entonces quién? ¿Lanzarote, Perceval, Jimmy Corrigan, Night Owl, Ang, de nuevo Gokú? El quijote vale verga y quien lo ponga pamba china. Frodo era un imbécil en papel y en celuloide. ¿Alguien de la Liga Extraordinaria? ¿Harry Potter? ¿Luke Skywalker, Max Rockatansky, Aquiles, Héctor? ¿Indiana Jones o Wolverine? ¿Se valen también heroínas…? Mierda, mejor ya vámonos, o si no vamos a estar aquí toda la noche.

30. ¿Cuáles son sus héroes de la vida real?
Nombres no doy, aunque se me vienen muchos a la cabeza. Pero los héroes de verdad en este mundo son quienes vencen su propia apatía y hacen algo con el fin de resolver un verdadero problema humano. La otorrino que opera niños sordos, el ingeniero que trabaja en un problema de eficiencia de energía, la escritora que dona todos los años a la misma fundación, el único policía que hace bien su trabajo, el científico que dona sus patentes, el artista de circo que luego de cobrar un show se sale a la calle gratis a hacer reír a los amargados. Héroes son los útiles, los prácticos, los filántropos, lo que ponen su inteligencia a trabajar en pro de algo real. Todo ellos son putos héroes.

Edna Montes, autora de “Pequeños lujos”

EDNA MONTES

Nació en la Ciudad de México en 1985. Es licenciada en periodismo por la UNAM. Lectora, escritora y friki irredenta. Escribe principalmente dentro de los géneros fantástico, ciencia ficción y de terror. Publicó recientemente “Pequeños lujos” en nuestra colección #Instantánea#NuestrosAutores #AutoresExtremos

#Madres #Historia #EditorialParaísoPerdido #LecturasExtremas

Los escritores salvan vidas de “la cotidianidad”

Ignacio Kublai responde el cuestionario Proust

1. ¿Cuál es el defecto propio que deplora más?
Recordar algo gracioso y aguantarme la risa, o soltar una sonrisa, que debo reprimir al instante, en los momentos en que una risa o una sonrisa no son esperadas y podrían resultar groseras.

2. ¿Cuál es el defecto que usted deplora más en otros?
El primero yo y después los demás. Al manejar, caminando, buscando lugar para sentarse a comer en el centro comercial; que ese alguien se meta en la fila, etc.

3. ¿Cuál es su estado mental más común?
Estresado, aunque o ya voy progresando o me estoy acostumbrando.

4. ¿Cómo le gustaría morir?
De viejo y en cama, pero sobre todo antes de entrar al féretro.

5. Si después de muerto debe volver a la Tierra, ¿convertido en qué persona o cosa usted regresaría?
Robándole la idea a la llamada “sucia polaca” de Sophie, de la película de Atrévete a amar, de Yann Samuell, ¡en un flan!, porque estarías en un mostrador siendo contemplado por el transeúnte y despertando su antojo.

6. Y si pudiera elegir un personaje de ficción, ¿cuál escogería?
El Hombre Araña. Él no tiene problemas con el tráfico.

7. ¿Cuál es su mayor extravagancia?
Auto contestarme fingiendo la voz, cuando la otra persona no dice nada.

8. ¿En qué ocasiones miente?
Cuando me desenmascaran o me sacan un secreto y no me lo espero.

9. ¿Qué persona viva le inspira más desprecio?
Yo, cuando ando arrogante. Soy insoportable.

10. ¿A qué persona viva admira?
A Danny Boyle. Sus películas son un deleite.

11. ¿Qué palabras o frases usa más?
Como dice mi tía Concha…

12. ¿Cuál es su idea de la felicidad perfecta?
Equilibrio interno y externo.

13. ¿Cuál es su mayor miedo?
No enfrentar mis miedos.

14. ¿Cuál es su mayor remordimiento?
Donar sangre después de una borrachera.

15. ¿Cuál es la virtud más sobrevalorada socialmente?
A la gente le encanta aquellos que siempre están alegres, optimistas, serviciales, etcétera.

16. ¿Qué le disgusta más de su apariencia?
Mi lunar rojo, ¡porque no se ve!

17. ¿Cuáles son sus nombres favoritos?
Archie o Torombolo, que en realidad es un apodo.

18. ¿Qué talento desearía tener?
Poder tocar todos los instrumentos musicales habidos y por haber.

19. ¿Qué le desagrada más?
La sangre, aunque cambiar las bolsas de los botes de basura cuando tienen “juguito”, no se queda atrás.

20. ¿Cuándo y dónde ha sido más feliz?
En el dos mil cinco, en mi graduación, en el Auditorio Carlos Ramírez Ladewig, a un costado del auditorio Salvador Allende, dentro del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades de la U de G.

21. Si pudiera, ¿qué cambiaría de su familia?
Mmm nada… quizás ¿una economía más holgada?…

22. ¿Cuál es su mayor logro?
Aprender de mis errores (aunque he tropezado más de una vez casi con la misma piedra)

23. ¿Cuál es su posesión más atesorada?
Mis recuerdos y sentimientos.

24. ¿Cuál es la manifestación más clara de la miseria?
El egoísmo y la avaricia.

25. ¿Dónde desearía vivir?
En la playa, con una pequeña sala de cine.

26. ¿Cuál es su pasatiempo favorito?
Ver películas y escribir.

27. ¿Cuál es la cualidad que usted aprecia más en una mujer?
Lo que puede dar a otros sin miramientos.

28. ¿Cuál es la cualidad que usted aprecia más en un hombre?
Lo que puede dar a otros sin miramientos.

29. ¿Cuál es su héroe de ficción favorito?
Naruto. Un perdedor que con esfuerzo se hace admirar.

30. ¿Cuáles son sus héroes de la vida real?
Los escritores, siempre están dispuestos a acompañarte un buen rato y salvan vidas de la cotidianidad.

Suelo estar siempre en estado neurótico

Cástulo Aceves responde el cuestionario Proust

1. ¿Cuál es el defecto propio que deplora más?
El no ser una persona asertiva. Tengo una tendencia a ser conciliador y evitar conflictos que en más de una ocasión me ha causado problemas. Ahora mismo, y por adelantado, pido disculpa si alguna de mis respuestas le ofende.

2. ¿Cuál es el defecto que usted deplora más en otros?
El egoísmo. Y sin embargo vivimos una época tremendamente egoísta.

3. ¿Cuál es su estado mental más común?
Suelo estar siempre en estado neurótico, acelerado, pensando en las cosas que aun tengo que hacer o que no estoy haciendo en ese momento. Me es sumamente difícil mantener mi foco de atención en una sola cosa.

4. ¿Cómo le gustaría morir?
Estadísticamente es casi un hecho que moriré, o de un infarto o en un accidente de tránsito. Me gustaría morir con una sobredosis de cafeína. Ese relámpago donde las ideas se conectan y eres capaz de entender, de imaginar, de crear.

5. Si después de muerto debe volver a la Tierra, ¿convertido en qué persona o cosa usted regresaría?
Como un ave o como un virus mortal. Lo primero por mi idea de la felicidad, lo segundo por mi idea de la infelicidad. Aunque, si existe una próxima vida basada en una especie de justicia, tal vez regrese como pez betta, sería la última de las ironías.

6. Y si pudiera elegir un personaje de ficción, ¿cuál escogería?
Más que convertirme en un personaje de ficción, me gustaría navegar el mundo de Terramar, recorrer la Tierra Media, manejar un varitech, conversar acerca de poetas perdidos con Arturo Belano, ver a Rorschach someter a un criminal, acompañar a Phillip Marlowe a un casino, salir de pesca con Dexter Morgan o pasar toda una noche de baile medieval con Lufia.

7. ¿Cuál es su mayor extravagancia?

Tengo la tendencia a soñar despierto, en el sentido real de la frase. Pierdo la conexión con la realidad y cuando recobro la conciencia me dicen los testigos que estuve hablando con ruidos y frases extrañas, que no tenía control de mis manos o gestos. He asustado a más de alguno.

8. ¿En qué ocasiones miente?
Sobre todo cuando vendo. Puedo hablar durante horas convenciendo a un cliente sobre las virtudes, posibilidades o características de algo, usando la poca información que tengo de él, sentido común e imaginación. También lo hacía cuando daba estimados de tiempo en mis proyectos de programación. A veces cuando algún escritor me pregunta si me gusto su escrito. Incluso cuando mi editor me pregunta si ya pronto termino mi próximo libro.

9. ¿Qué persona viva le inspira más desprecio?

Invoco mi derecho al silencio, cualquier respuesta podría ser usada en mi contra.

10. ¿A qué persona viva admira?
Admiro a los que son capaces de sonreír en medio de una tragedia, pero aun más a los que son capaces de provocar una sonrisa a los que están sufriendo.

11. ¿Qué palabras o frases usa más?

Más que frases, tiendo a hablar mucho, demasiado, explayarme sin sentido y extender la conversación más allá de lo conveniente. A veces aun en contra de mi voluntad. Sería un pésimo espía, pero debe ser mi educación en una familia de comerciantes. Nada como crear un dialogo para ganarse a un cliente. Sufro de varias muletillas y del mal del tapatío, tiendo a usar diminutivitos. Por ejemplo: soy de los que ocupa, no de los que necesita. ¿Ya dije que hablo demasiado?

12. ¿Cuál es su idea de la felicidad perfecta?
No creo en la felicidad perfecta. Vamos, creo que la felicidad es una operación algebraica: Creo en las alegrías cotidianas, en las sorpresivas, en las que vienen tras un largo esfuerzo. Creo en la ternura, en los momentos de pasión, en la tranquilidad de una noche con la persona que se ama, en los proyectos por los cuales dar todo, en los hijos por los cuales dar todo, en los sueños que sirven de horizonte. Si al conjunto matemático de todos esos momentos precisos de la vida se le puede llamar felicidad, supongo que tienes la respuesta a la ecuación.

13. ¿Cuál es su mayor miedo?
Precisamente que al llegar el final me de cuenta de que nada valió la pena.

14. ¿Cuál es su mayor remordimiento?

Más que remordimiento, tengo curiosidad por varios momentos de decisiones cruciales. Imagino los “hubiera” en universos paralelos intentando descubrir como soy en otra realidad. Qué hubiera pasado si me hubiera ido a la Tarahumara, o de sacerdote, después de la preparatoria. Qué si me hubiera salido de la ingeniería y entrado a Letras. Cómo es el yo que si se fue a aquella maestría al extranjero. Qué le acontece a aquel que no dejo la ingeniería. Incluso saber cómo pasa sus noches el que jamás se casó, o el que nunca fue padre. Asumo que si todos ellos existen, de vez en cuando tienen curiosidad por mi vida.

15. ¿Cuál es la virtud más sobrevalorada socialmente?
La vida saludable. La condición física, la tranquilidad, los alimentos sanos, el equilibrio del alma, son leyendas urbanas peligrosas con un incrementar número de seguidores.

16. ¿Qué le disgusta más de su apariencia?

Mis dientes, pero he tenido demasiadas malas experiencias con dentistas, anécdotas terribles que me hacen no desear hacer algo al respecto. Platican que un bisabuelo un buen día se quito todos los dientes de una sola vez, desconozco si es una especie de karma o herencia maldita en la familia.

17. ¿Cuáles son sus nombres favoritos?
Cástulo (por supuesto bromeo, aquí es donde sueltan la carcajada).

18. ¿Qué talento desearía tener?

Creo que si fuera capaz de no dormir, probablemente ya tendría dos o tres libros más, tendría más solvencia económica o seria una erudito de lecturas y películas, o me hubiera vuelto loco, o todas las anteriores.

19. ¿Qué le desagrada más?

El hígado. De niños mi padre nos llevaba a su criadero de peces de ornato. El alimento se hacía licuando hígado crudo con harina para bebe. Algunas veces me encargó a mi prepararlo, la imagen de la carne oscura revolviéndose a gran velocidad con la sangre y el trigo aún acompañan mi inconsciente. Ese aroma de inmediato me da indigestión.

20. ¿Cuándo y dónde ha sido más feliz?
La paternidad y matrimonio me han traído momentos completamente alegres, tiernos, de paz tremenda, pero también otros de gran preocupación. La universidad fue una época en que me sentí completamente contento y optimista, aunque sé que he desechado de mis recuerdos las noches de angustia. De mi adolescencia e infancia he procurado borrar casi todas las memorias, encapsulando solo viajes familiares, juegos con mis hermanos, noches con mis padres y veladas con mis mejores amigos. Prefiero no darles prioridad a todos esos momentos, los atesoro por igual, algún día se olvidaran como gotas en la lluvia.

21. Si pudiera, ¿qué cambiaría de su familia?
A mi familia paterna la desunión. La mayoría de ellos me son, en realidad, desconocidos. A la materna la muerte de mi abuela en la infancia de mi madre, otro universo paralelo donde seguramente todo es distinto.

22. ¿Cuál es su mayor logro?
Graduarme con mención de honor en la universidad. Sí, soy un ñoñazo.

23. ¿Cuál es su posesión más atesorada?

Mis libros, especialmente los firmados. También tengo un par de pinturas de mi hermana menor, de sus primeras, creo que un día valdrán mucho. Conservo, además, mi computadora Atari XT de 1986 y mi primer nintendo. Dudo que un día vayan a valer realmente algo, pero alimentan mi melancolía.

24. ¿Cuál es la manifestación más clara de la miseria?

La desesperanza.

25. ¿Dónde desearía vivir?
En Dubrovnic, tal vez en Nueva York, tal vez en Barcelona.

26. ¿Cuál es su pasatiempo favorito?

Fui un entusiasta de los videojuegos hasta que me volví padre. Antes era un lector incansable, ahora soy uno nocturno. Soy fiel fanático de algunas series. También soy un ávido coleccionista de medicamentos para la migraña.

27. ¿Cuál es la cualidad que usted aprecia más en una mujer?
La fuerza. Siempre he estado rodeado de mujeres fuertes, aun en contra de mi voluntad.

28. ¿Cuál es la cualidad que usted aprecia más en un hombre?
El humor, sobre todo para reírse de sí mismo. Me es imposible relacionarme con alguien que se toma la vida demasiado en serio, o que me toma a mi demasiado en serio.

29. ¿Cuál es su héroe de ficción favorito?
Aunque ahora están de moda, por alguna extraña razón siempre me han atraído más los anti-héroes. Son casi los mismos de la respuesta a la pregunta 6.

30. ¿Cuáles son sus héroes de la vida real?
Entendiendo héroe como alguien que me ayudado en la vida, agradezco a mi padre por su perseverancia y sacrificio, a mi madre por su alegría y cariño, al Doctor Luis Martin Ulloa por su paciencia para guiarme en este camino que es la literatura. Entendiendo héroe como alguien a quien admiro o uno modelo a seguir, deseo un día escribir con la pasión de Bolaño o con la levedad de Calvino o con el coraje de Fonseca o con la pericia de Auster o con la profundidad de Dostoyevski o con la paciencia de Tolkien o con un poco de todos o de menos intentarlo.

¡Éstas serán las nuevas Instantáneas!

Todo lo que bien inicia debe tener un gran final

La colección Instantánea nació con la premisa de dar a conocer el trabajo de los narradores activos en la ciudad de Guadalajara mediante cuadernillos breves y accesibles a cualquier bolsillo. Alcanzamos las 30 publicaciones y cruzamos en más de una ocasión los límites geográficos de la ciudad.

Las Instantáneas han llamado la atención de lectores y escritores de otras latitudes, es por eso que con la edición de estos seis volúmenes terminamos la primera época de este muestrario de narrativa, y anunciamos que a partir de junio comenzará la segunda época en la que mantendremos una premisa semejante, sólo que ahora la colección será un espacio en donde tengan cabida narradores de cualquier rincón del país cuya obra nos parezca relevante, propositiva o interesante de soltar al gran mar de las publicaciones.

Por todo su apoyo a lo largo de estos 3 años ¡Gracias! Los esperamos este próximo 28 de abril en la librería José Luis Martínez del Fondo de Cultura para celebrarlo.

Conozcan las nuevas y finales Instantáneas

 

#AlejandraUlloa #SueñosyOlvidos #EditorialParaísoPerdido #LecturasExtremas #Instantánea

Sueños y olvidos

Alejandra Ulloa nos aproxima a ese lugar incierto en donde tienen lugar los sueños, nos remite a la paradoja de vivir: a lo irrevocable; al miedo, la soledad, el amor, la tristeza; a todas aquellas cosas que parecen cotidianas, quizá simples, y que por sí mismas se vuelven verdades insondables. Nos habla de la ausencia de paradigmas seguros en una sociedad que se acostumbra a la “plusvalía” del amor, a la violencia, al desamor y a esa sustancia turbia de la que se construyen los sueños. Lugares e historias donde el pasado es un ser que permanece y constituye lo que ha sido.

 

#FuegoNegro #JavierParedes #EditorialParaísoPerdido #LecturasExtremas #Instantánea

Fuego negro

Seis relatos que se mueven entre el cuento, el ensayo y la disertación histórica son los que componen este Fuego negro. En ellos, Javier Paredes, suscribiéndose a una tradición literaria en la que la historia se confunde con la ficción, nos refiere narraciones que van desde la mitología nórdica en donde convergen enanos, dragones e indígenas ciegos de piel blanquísima, hasta la judeocristiana, con sus demonios y mártires. Estas historias, tan lejanas en tiempo y espacio, nos acercan al corazón de lo humano, en donde la razón brega en aras de explicar lo inexplicable.

 

#TierraMojada #GabrielMartín #ReneValencia #EditorialParaísoPerdido #LecturasExtremas #Instantánea

Fotografía de portada: René Valencia

Tierra mojada

La ciudad de Guadalajara no es únicamente el telón de fondo para este par de historias, sino que se vuelve también partícipe de los hechos. Recorremos sus calles de la mano de los protagonistas, conocemos algunos de sus secretos y admiramos los detalles que la hacen ser única. Estas narraciones de Gabriel Martín retratan no sólo la forma de vida sino también el habla de los personajes. En el caso de Minerva se da una transformación que va más allá de lo terrenal. En el caso de Julián, protagonista del segundo relato, puede observarse la transformación para cambiar de barrio y de costumbres.

 

#LasOcasionesPerdidas #RodrigoGonzález #EditorialParaísoPerdido #LecturasExtremas #Instantánea

Las ocasiones perdidas

Se mueren las ocasiones cuando se mueren nuestros recuerdos en el otro, y se pierden cuando el otro se pierde de nosotros. A veces, las ocasiones —como las de esta Instantánea de Rodrigo González M.— nos aparecen en la puerta, basta un tuit o una foto de perfil para encontrarlas, una canción con el título preciso y el beat adecuado. A veces les tenemos que dar unfollow a las memorias amargas para permitirle un follow a un sueño de más de tres horas seguidas. Para que no se evaporen con facilidad hay que embriagarse con las ocasiones, vivirlas, describirlas y zamparse todos los verbos posibles; así, si se nos pierden, todavía tendremos algún rastro de ellas en las entrañas.

 

#Raíces #EnriqueUrbina #EditorialParaísoPerdido #LecturasExtremas #Instantánea

Raíces

La noche habla, los árboles son capaces de susurros. Tras el silencio de una niña, Julieta, se esconde una tragedia. Su madre lucha porque ambas sigan con su vida tras un secreto violento, pero la normalidad se les escapa. Enrique Urbina nos lleva, con un relato preciso y de ambientes opresivos, a las raíces del miedo que se alimentan de todo: suspiros que recorren vagabundos la calle, rostros invisibles que miran por las noches desde la ventana; al terror en lo cotidiano, a las palabras emitidas sin mover los labios y a los gruñidos que sólo escuchamos al soñar.

 

#PequeñosLujos #EdnaMontes #EditorialParaísoPerdido #LecturasExtremas #Instantánea

Pequeños lujos

Un mundo donde está prohibido soñar, el obstinado silencio de una niña, la nostalgia obsesiva por  una época pasada. Conocedora y lectora voraz, Edna Montes nos comparte cuentos de Ciencia Ficción, terror y fantasía. Sumergirse en sus palabras es un pequeño lujo, uno que nos lleva a encontrarnos con ojos enormes y negros, mirándonos curiosos: uno que nos invita a despertar en otro mundo; uno donde el miedo, la pasión y la libertad son posibles.

Antiguas entradas Recientes entradas