Etiqueta: lo mejor

El cine como rescate

Por Rodrigo Chanampe

Otro año complejo en lo personal, pero que me sirve para confirmar que el cine siempre está ahí como un lugar de refugio, eso que tan bien supo mostrar Woody Allen en La rosa púrpura del Cairo. Aquí, las doce películas que más disfruté en este periodo y que fueron estrenadas en las salas de Guadalajara durante 2017.

 

1.- Animales Nocturnos

Dirección y guion: Tom Ford

Relato contundente. Venganza sutil. A través de su narración, Ford nos envuelve en una cinta impactante en lo visual y que apuesta a la estructura de una historia dentro de otra. Amy Adams interpreta a la dueña de una galería de arte que parece tener la vida perfecta. Al recibir la nueva novela de su expareja, se involucra en una narración tan violenta como el amor más desgarrador. Cada elemento de la ficción que ella lee, es el símbolo de una relación rota, de lo que pudo ser. Filme recomendado para escritores, para amantes de la literatura y para aquellos que anhelan la revancha perfecta.

 

2.- La La Land

Dirección y guion: Damien Chazelle

Consagración de un director. A pesar de su juventud, Chazelle demuestra con esta cinta ser un realizador atrevido que deja en claro su pasión por la música. Para muchos es una película sobrevalorada, sin embargo, cuenta con todos los elementos que la colocan en ese escalón de clásico moderno. Abreva de la historia del cine y, a pesar de su simpleza temática, ejemplifica una verdad: los sueños requieren un sacrificio. Ni el canto ni el baile esconden que todo es efímero. Las estrellas solo nos engañan y no brillan por nosotros.

 

3.- Manchester Junto al Mar

Dirección y guion: Kenneth Lonergan

Quizá uno de los mejores dramas en los últimos años. Casey Affleck interpreta con maestría a un hombre marcado por la tragedia que debe hacerse cargo de su sobrino.  El relato nos demuestra, sin recurrir a la exageración, que hay eventos que nos borran la sonrisa para siempre. Los silencios, las palabras justas, diálogos precisos y actuaciones entrañables construyen un filme cruel porque es real, porque no se permite los mecanismos del cine para rescatar a un protagonista desecho.

 

4.- Logan

Dirección y guion: James Mangold

Sorprendente cierre para un personaje que nos ha acompañado por años. Mangold realiza una cinta valiente, con un Wolverine en decadencia pero dispuesto al sacrificio. Un argumento que habla de la vejez, la paternidad y la necesidad de entregarnos a los seres que amamos. En ningún aspecto el relato es condescendiente y Mangold desde un inicio deseaba una pantalla repleta de sangre.  Hacia el final, las lágrimas se encargan de diluir la abundancia del rojo.

 

5.- Voraz

Dirección y guion: Julia Ducournau

Una película que trasciende la historia de una estudiante de veterinaria en su transformación hacia el canibalismo. El relato prefiere obviar la exageración de elementos gore para centrarse en la búsqueda de la identidad. Voraz expone lo doloroso que puede resultar la aceptación de quienes somos. Es un retrato de la constante lucha entre los instintos y la razón. ¿Es posible escapar de nuestro destino, de lo que llevamos en los genes?

 

6.- Yo, Daniel Blake

Dirección: Ken Loach
Guion: Paul Laverty

Es sencillo entender el porqué fue merecedora de la Palma de Oro en 2016. Un filme necesario para nuestros tiempos de injusticia social. Daniel Blake, un carpintero de la tercera edad, nos enseña el valor de respetarnos. Un personaje con el que pronto hacemos empatía ante los obstáculos propuestos por un sistema que le impide trabajar. Loach sigue el camino de su cine comprometido y honesto. Desde el título comprendemos la intención: todos somos Daniel Blake, todos somos víctimas de un sistema que nos desecha y de absurdos procesos burocráticos. Todos somos seres que lo perdemos todo cuando entregamos la dignidad.

 

7.-¡Huye!

Dirección y guion: Jordan Peele

Excelente ópera prima de un director que promete convertirse en un referente. El mayor acierto es la paciencia para la construcción del misterio. Un simple encuentro con los padres de la novia inserta al protagonista afroamericano en una pesadilla. Abordar el tema del racismo eleva a la película a otro nivel.  Peele crea una obra que va más allá de un personaje que desea escapar ante su trágico final. Un relato incómodo porque Estados Unidos aún no huye del fantasma de su pasado, de la esclavitud, de años de dominio que siguen presentes en una sociedad capaz de entregarle el poder a esperpentos como Donald Trump.

 

8.- Dunkerque

Dirección y guion: Christopher Nolan

Si en algo se destaca el director de El caballero de la noche, es por su capacidad de moldear argumentos despojados de la linealidad. Atrevido en la estructura, el filme divide la épica batalla de la Segunda Guerra Mundial en tres tiempos y espacios: aire, mar y tierra. En cada uno de ellos plantea la presencia del terrible miedo cuando solo se desea sobrevivir. Su diseño sonoro y visual la rescata de su tono patriotero. Ejercicio fílmico casi perfecto.

 

9.- Paterson

Dirección y guion: Jim Jarmusch

Una obra hermosa en donde cada cuadro es un verso. La película habla de los pequeños instantes, de hallar la poesía en lo cotidiano. Jarmusch nos muestra que en la mirada atenta a nuestro entorno, está la salvación para comprender que este mundo tiene detalles preciosos dentro de su máscara de crueldad. La interpretación de Adam Driver es deliciosa y aquí se le nota cómodo. Paterson es una de esas cintas en donde aparentemente no pasa nada, pero en realidad transcurre la vida misma.

 

10.- El seductor

Dirección: Sofia Coppola
Guion: Thomas Cullinan

Con cintas como esta, Sofia manifiesta que no requiere de su apellido para demostrar su valía como directora. Un filme de época, pero con la particular visión de la neoyorquina. La historia se centra en la Guerra Civil de los Estados Unidos, mujeres de diferentes edades se enfrentan a un hombre extraño que rompe la calma de una escuela para señoritas. Un enemigo el cual se irá convirtiendo en alguien a quien seducir.  Es un retrato de las diferentes armas con las que cuenta el género femenino para defenderse de una posible amenaza: la experiencia, la empatía, el romance, la sexualidad. Es una belleza por la atención al detalle. Su brevedad, como todo en la vida, nos deja con ganas de más.

 

11.- Blade Runner 2049

Dirección: Denis Villeneuve
Guion: Hampton Fancher

Más aclamada por la crítica que por la taquilla, esta nueva entrega del mundo de los replicantes mantiene el cuestionamiento esencial sobre lo qué nos hace humanos. Elegante, de fotografía cuidada y un ritmo pausado que es casi un manifiesto: un blockbuster no debe editarse necesariamente como un videojuego y los momentos climáticos pueden ser escasos pero sustanciales. Al tema de la diferenciación entre humanos y máquinas, se agrega la idea de siempre creernos únicos. La ilusión como motor. La necesidad de aferrarnos a un ideal para sostener nuestra existencia.

 

12.-Perfectos desconocidos

Dirección y guion: Alex de la Iglesia

Como en toda su filmografía, la irreverencia y el atrevimiento forman parte de esta cinta del director español. El mayor acierto es introducirnos a la vida de tres parejas y un amigo de las mismas. Una simple cena se convierte en un interesante juego cuando deciden que los mensajes y llamadas recibidos esa noche serán expuestos al resto del grupo. Nos acercamos a un muestrario de vidas ocultas, de prejuicios, de falta de comunicación entre las parejas que nos empuja hacia la desesperanza, a entender que la única certeza en este mundo es la decepción y el engaño. La ignorancia es una bendición,  es la premisa que se asoma tras salir de la sala.


Fotografía: Kosta Bratsos / Unsplash

Lista negra III

La oscuridad de la calle es rota por un farol al fondo del callejón. Son casi las diez de la noche, y en ese paraje solitario se encuentran dos hombres. ¿Detective Castilla? Dice uno de ellos dándole la mano. Agente investigador, responde, recuerde que le dije que en México no existen los detectives. ¿Por qué propuso este lugar, ingeniero, frente al edificio embrujado? Agrega el agente después de un par de minutos de silencio incómodo. Trabajo aquí a unos metros, confiesa, pero usted fue quien me dijo que le urgía verme. Necesito información, responde Castilla. ¿Más? Ya le dije todo lo que sé respecto a los escritores asesinados. Algo me dice, responde el hombre en gabardina, que aún no me lo ha contado todo.

Bien, dice el ingeniero, ¿qué necesita saber? Lo que ha visto u oído, aquello que pueda darnos pistas sobre el asesino, finaliza Castilla esperando que con eso sea suficiente. Bien, dice el ingeniero, en estos meses vi sobre los agentes del FBI que a finales de los setentas acuñaron el término “asesino serial” a través de una serie de entrevistas a psicópatas capturados. Se escucha interesante, dice el agente Nepomuceno. Se llama Mindhunter, es una serie que se estrenó este año en Netflix. Es una historia de ficción basada en las entrevistas reales que hicieron Robert K. Ressler y John E. Douglas. Además de la narrativa original, el ambiente y la interpretación de estos asesinos hacen de esta serie lo mejor que vi este año.

Algo sé de asesinos seriales, le dice el agente investigador, ocultando el hecho que en su carrera ha atrapado ya a dos en la urbe tapatía. El ingeniero no se da por enterado y prosigue su charla. Este año me apliqué, tenía una charla en el Festival Fóbica sobre ese tema, así que me propuse ver toda la serie de Bates Motel de un jalón, las cinco temporadas. Debo decir que me fascinó, aunque al principio fue desconcertante esta especie de adaptación de la historia en un contexto más actual que el de la novela original, la forma en que uno ve evolucionar al personaje principal, pasando de un niño tímido al terrible asesino, hace de esta serie una joya.

Pero no solo me quedé allí, volví a ver la primera temporada de Hannibal. En esta lo que me parece mejor es la estética visual de cada asesinato y la forma en que vemos al doctor Lecter manipular al agente especial Will Graham para llevarlo a la locura.

 

También volví a ver un par de temporadas de Dexter, uno de los pocos casos donde creo que la serie es mucho, pero mucho mejor que los libros de la cual surgió.

¿Y me va a decir que solo ve series de asesinos? Eso lo hace a usted un sospechoso. No, bueno, veo varias de las que la gente va recomendando, o se estrenan, o se ponen de moda. Pero pensé que querría hablar de asesinos solamente. ¿De escritores que puede decirme? Le pregunta el agente Castilla. Pues tengo muy presente la serie The Affair, que empecé a ver casi al final del año pasado. La primera temporada fue brillante, aunque en la segunda cae un poco el ritmo. Pero hacia el final de esta se vuelven a amarrar los distintos hilos narrativos, en un experimento que me parece interesante, incluso como estructura para una novela. Me queda aún ver la tercera.

¿Y a poco se la pasa viendo televisión? Pregunta el agente. Vamos, necesito más información que esa. No, claro que no. Trato de leer de todo, pero tengo una cuota anual de libros policiacos y de género negro que me gusta cumplir. Puedo mencionarle el libro México Noir, antologado y editado por Iván Farías, que se componen de 27 relatos que van desde detectives hasta historias de crímenes. Una buena muestra de lo que se hace actualmente, que además permite hacer un mapa mental de los escritores que en este momento se dedican al género.

También leí el libro Chinola Kid de Hilario Peña. Este es la historia de un matón de Tijuana que termina siendo el sheriff de un pueblo. Tiene de todo: balazos, mujeres fatales, traiciones y narcos.

En mis lecturas del año sobresalió el libro de Juan Pablo Villalobos: No voy a pedirle a nadie que me crea. Me pareció divertido, inteligente y confirma por que hablan todos de él.

Otro libro que me fascinó fue Los atacantes de Alberto Chimal, cuyos cuentos versan sobre la modernidad, los hackers y otras historias cuyos personajes se sienten perseguidos. Lo considero uno de los primeros que se pueden englobar en la “ficción informática”.

No mame, responde el agente Castilla, no empiece con fumadas, siga hablando. Disculpe, como escritor debo de leer lo que me pueda ayudar en lo teórico. Por ejemplo el libro Como dibujar una novela de Martin Solares. No solo expone una novedosa forma de entender la narrativa, sino de plantearse qué es lo que se va a escribir. Es de esos libros que uno debe leer mientras se encuentra escribiendo, no sé, su primera novela.

¿Y ya la acabó? Pregunta Castilla. Ya mero, ya mero, responde el ingeniero, cómo chingan. Más respeto, le dice el agente mostrándole la pistola bajo la gabardina.

Guarde eso, mejor le sigo contando. También me gusta el tema de lo policiaco en la novela gráfica. Hace unas semanas compré El complot Mongol, un libro clásico del policiaco mexicano de Rafael Bernal, adaptado con guión de Luis Humberto Crosswhite e ilustrado por Ricardo Peláez Goycochea.

También adquirí Desde el infierno, con guión de Alan Moore e ilustrado por Eddie Campbell. Ambos son una joya, necesarios en cualquier colección.

¿Pero, ya los leyó? Pregunta el agente. No, aún no. Tengo pilas de libros por leer. ¿Entonces para qué chingados me habla de eso? ¿Qué novela gráfica sí leyó? Bueno, en el año disfruté y me conmovió el libro Mi amigo Dahmer de Derf Backderf, un ilustrador y caricaturista que fue compañero del famoso asesino serial durante la preparatoria y nos cuenta esa otra historia, la del chico ignorado y torturado que un día desató su furia.

No me vaya a salir ahora con que los defiende, le dice el agente. No es eso, responde, pero es interesante ver que algo había de humano, que sufrieron dolor, que sus infancias fueron, en la mayoría de los casos, durísimas.

Me ha hablado mucho de gente de fuera, pero dígame, de su círculo, ¿Hay alguien a quién deba investigar? El ingeniero se queda pensando un momento. Pero ¿y si se enteran que fui el soplón? Será testigo protegido, aseguró el agente. ¿Ubica a Rafael Villegas?, recién publicó dos libros que en realidad son tres, es un amigo y somos miembros del CRUNCH. ¿Del qué? Nada, una agrupación de escritores gordos. Con eso tengo para arrestarlos por asociación delictuosa; pero dígame, qué debo buscar del señor Villegas. Primero el libro de cuentos Apócrifa, el cual es delirante y una propuesta original, está conformado por dos tomos. Pero también su primera novela Animal verdadero, la cual es dinámica, compleja y llena de humor negro, casi acaba de salir al mercado pero no debe dejar pasar el próximo año sin leerla. Se escucha sospechoso, dice el agente investigador, habrá que darle una visita.

Creo que con lo que me ha dicho es suficiente, concluye Castilla. ¿Realmente cree que existan los Novecientos Noventa y Nueve, una sociedad internacional de asesinos de escritores?, pregunta el ingeniero mientras se despide. No estoy seguro, le dice el agente, pero cuídese, no vaya a ser que termine embarrado en el pavimento como el novelista de hace algunas semanas. Mientras se dirigen a sus autos, en medio de la fría noche de diciembre, en un coche estacionado varios metros más allá los observan dos sujetos. En el musculoso brazo del que va al volante sobresale un tatuaje: un recuadro rojo con tres nueves dentro y la inscripción “¿Qué hay detrás de la ventana?”.


* Nota: Este relato es ficción. Cualquier parecido con una persona, escritor o editor real es meramente coincidencia. Ningún tapatío fue lastimado en la elaboración de este texto.

 

Alejandro Juárez: Héroes a pesar de todo

En el mundo se erige una oleada de fundamentalismos, que insisten en descalificar cualquier cosa que no encaje con su visión, desde el terrorismo de ISIS a las demostraciones de xenofobia de Trump contra los mexicanos y de LePen contra los inmigrantes. Si a esto le agregamos la larga lista de corruptelas de los gobernantes de nuestro país, el panorama luce sombrío. Aún así el planeta gira, el sol sigue saliendo y millones de personas se esfuerzan cada día para hacer su pedazo de mundo un lugar mejor. Leí a fines de 2016 una frase de Antonio Gramsci que me impresionó: “El viejo mundo se muere. El nuevo tarda en aparecer. Y en ese claroscuro surgen los monstruos”. Pareciera que la dijo ayer en lugar de hace 100 años.

En todos las épocas la humanidad ha enfrentado dificultades terribles y han surgido héroes, personas acrecentadas por su capacidad para sobreponerse a la adversidad. Les comparto una breve lista de historias (unas basadas en hechos reales y otras hijas de la pura ficción) en las que, a pesar de la acechante oscuridad, siempre quedan resquicios para la esperanza. Los héroes luchan, son heridos, tienen pérdidas. Pero se sobreponen. Inspiran, siguen adelante.


Maus: Relato de un superviviente

Novela gráfica.

Creado por Art Spiegelman, narra la historia real del padre del protagonista, un judío polaco que sobrevivió a un campo de concentración nazi. La historia se publicó entre 1980 y 1991 en una revista estadounidense, para luego integrarse como un único volumen, ahora disponible en español (llegó a mis manos tras ser adquirido en el Museo de la Tolerancia, en la Ciudad de México).  Las personas en la historia son presentadas como animales (los judíos aparecen como ratones, de ahí el nombre del libro: maus significa ratón en alemán; por su parte los nazis son personificados como gatos terribles) lo que le da una pátina de fábula antigua que no reduce la crudeza de los actos de tortura y homicidio que pueblan las páginas en blanco y negro. La obra ha recibido diversos premios, siendo la primera novela gráfica en ganar el Pulitzer

Ajin

Animé

Una serie en dos temporadas (la primera estrenada en enero de 2016) que se centra en los Ajin, humanos incapaces de morir, que son encarcelados para ser asesinados una y otra vez como parte de experimentos para descubrir nuevos medicamentos. El protagonista, Kei Nagai, es un chico que descubre su capacidad de resurrección al ser aplastado por un camión, tras lo cual debe escapar y/o enfrentarse con la policía, agencias de gobierno, guardias privados, soldados, caza-recompensas y otros ajin, que desean imponer un orden en el que ellos dominen la vida pública. La paranoia y la hostilidad de los medios de comunicación y la población general completan un cerco brutal del que parece no logrará escapar. Dirigido por Hiroyuki Seshita. Disponible en Netflix (temporada 1).

Los usurpadores

Novela

Jorge Zepeda construye un thriller político efectivo, que mueve al lector a pasar las páginas con rapidez capítulo tras capítulo, para develar el trasfondo de un asesinato masivo en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara. Nada de spoilers en esto: la masacre ocurre en las primeras páginas, como detonador de la trama, por la que desfilan una prostituta reformada, políticos corruptos (aunque suene a pleonasmo), un tenista en el declive de su carrera, un trío de violentos ex agentes de la CIA, un sicario con arranques de cursilería, Salma Hayek, el cadáver de un premio Nobel, una banda de narcos y Los Azules, un cuarteto de amigos que intentan cambiar el derrotero de México desde sus respectivas trincheras: un periódico, una publicación en línea, una cátedra universitaria y una agencia de inteligencia privada. A pesar de la obvia ficción, el país que el autor (director de varios medios de comunicación y conocedor del entramado político mexicano) dibuja es, por momentos, estremecedor. Difícil salir vivo de ese pantano, o al menos con el plumaje sin manchas.

The walking dead

Cómic

A pesar de la popularidad de la serie del mismo nombre, transmitida por AMC, el cómic posee cualidades inigualables, al retratar la metamorfosis de un agente de policía (que comienza como el típico bueno-buenazo) que debe sobrevivir y proteger a su familia en un mundo dominado por muertos que caminan. No sólo eso: muerden y destrozan, son capaces de unirse en manadas inacabables, que a pesar de su lentitud no descansan nunca, a diferencia de los humanos a los que cazan. Varios sucesos de la historieta son tan fuertes que fueron suprimidos de la serie de televisión, tanto en lo relativo al infame Gobernador como al asalto a la cárcel y la muerte de varios personajes. Robert Kirkman (escritor) y Charlie Adlard (dibujante) nos entregan un mundo terrible, en el que cada día requiere un enorme esfuerzo para sobrevivir sin perder la esencia del ser humano. ¿Lo conseguirán Rick Grimes y su grupo?

El código Enigma (The imitation game)

Película

Un soberbio film de suspense del 2014, centrado en la figura de Alan Turing, un genio criptógrafo que junto con un reducido grupo logró descifrar los códigos de la máquina Enigma, utilizada por los nazis (sí, otra historia que transcurre durante la II Guerra Mundial). El artilugio alemán llegó a considerarse infranqueable durante años. El filme retrata las tensiones al interior del grupo, las presiones del gobierno inglés, los engaños dentro del propio sector de aliados y los dilemas morales que representó el rompimiento de los ansiados códigos secretos. Narrado en tres líneas temporales diferentes, somos testigos de las luchas internas de Turing, un genio hermético y en apariencia arrogante, que esconde secretos inconfesables para la época. La actuación de Benedict Cumberbatch es espléndida (nada que ver con su desempeño en Doctor Strange) aunque el final de la historia nos deja un sabor ambivalente, entre la tristeza y el gozo.

Prague race

Webcomic

http://www.praguerace.com/comic

Para los que gustan de mundos extraños, plagados de trolls que se disfrazan de humanos, tiburones terrestres que crecen a voluntad, mujeres-lobo que cuentan chistes malísimos, muchachos que hacen brotar esculturas del suelo con su canto, magia embotellada y una ciudad que flota por lo cielos, albergando fiestas espléndidas. Los tres jóvenes protagonistas son arrancados de cuajo de sus vidas al interactuar con seres de esa otra realidad, en una carrera contra el tiempo para evitar que un monstruo parásito drene la vida de Leona, una chica de impulsos enormes, inabarcables. El arte de Petra Erika Nordlund es fenomenal, lo mismo que su guión. www.praguerace.com/comic

Capitán Fantástico

Película

Para cerrar con una nota luminosa, este filme dirigido por Matt Ross con Vigo Mortensen en el papel de un padre como quisiéramos ser: atento, retador, impulsor de la vida al aire libre y de la independencia económica y de espíritu, al grado de vivir con sus cinco retoños en el bosque, alejados de la vida moderna, a la que deben retornar para cumplir la última voluntad de su esposa recién fallecida. Para hacerlo deberá enfrentar, junto con sus hijos, un conjunto de prejuicios sociales, el más fuerte proveniente de los familiares, que reprueban la forma en que los chicos son educados. Un interesante contraste entre dos formas de percibir el mundo: a través de las posesiones materiales o mediante el desarrollo personal. Sin poses moralistas y con mucho humor negro, la cinta se desenvuelve con facilidad y sin finales fáciles. Muy recomendable.

 

 

 

Historias bien contadas

Por MARIANA MOTA

Espectáculo para avestruces
Imanol Caneyada

Imanol Caneyada crea una historia que, desde la primera página, resulta imposible soltar. Más allá de ser una portentosa novela negra llena de oscuridades humanas, construye una narrativa sorpresiva para el lector.

Un profesor de matemáticas habita en el bajo mundo de una ciudad protagonista que no tiene nombre; se acompaña de La Muñeca, un travesti de imponente poder sobre la comunidad, y Sofía, La Puta de ojos grises. RQ, el profesor que se deleita con las tetas grandes de sus alumnas, cuenta la primera parte de la historia a través de finas descripciones carentes de adjetivos, cualidad que el lector agradece, pues le regala a él el placer de colocarlos.

Una novela llena de juegos de tiempo, justificados cambios de voz narrativa, incómodas verdades humanas, poesía, elipsis, oraciones que resuelven omisiones previas. Con Espectáculo para avestruces, el lector trabaja la imaginación y su sentido natural de anticiparse a los hechos; especula, juzga, se identifica, se divierte.

“Me llega el aroma seco y desnutrido del jabón neutro con que mi hermana talla un cuerpo cincelado en esa memoria persistente. Esa que no renuncia, que no se doblega ante el tiempo, al contrario, se alimenta de él, glotona. La memoria de aquellos días sigilosos. Para mí no ha habido otros”.

Una historia de traiciones, muerte, poder, indiferencia, riesgos y, sobre todo, de amores  destructivos.

El último encuentro
Sándor Márai

Sándor Márai presenta un protagonista para el que la esperanza es el gran alimento en la etapa final de su vida.

El endurecido general Henrik, de más de setenta años, se entretuvo casi toda la mañana en la bodega de su viñedo. Uno de sus criados de pronto se le acerca para entregarle una carta y el general de inmediato reconoce la letra y a partir de ahí, aunque seguramente desde antes, todo su pensamiento se centra en lo mismo: el pasado y su amigo Kónrad, quien le ha enviado la carta.

“Una vez pasado el sentimiento de sorpresa, se sentía cansado. Uno se pasa toda la vida preparándose para algo. Primero se enfada. A continuación quiere venganza. Después espera. Él llevaba mucho tiempo esperando.”

La historia gira en torno a un sencillo pero definitorio encuentro que se dará entre dos hombres de la tercera edad que desde su infancia fueron los mejores amigos y que, para el momento del encuentro, tendrán 41 años sin haberse visto. El lector desconoce la calidad del encuentro, pues el autor dosifica con maestría su información y la va soltando poco a poco, logrando un efecto de tensión y expectativa, de modo que también el lector espera descubrir el misterio que encierra esa separación de tantos años y, sobre todo, el conflicto que puede haber entre ambos hombres, cuyo deseo final de sus vidas es encontrarse de nuevo. Una novela abundante en imágenes, nostalgia y humanidad.

24 horas en la vida de una mujer
Stefan Zweig

Stefan Zweig comienza esta novela con un gran engaño para el lector; pero éste, lejos de reprochárselo, queda satisfecho con el giro inesperado de la historia.

“En una modesta pensión de la Riviera, donde residía, diez años antes de la guerra, estalló en la mesa una violenta discusión, que, exacerbando de pronto los ánimos, estuvo a punto de degenerar en reyerta furiosa.”

El altercado es generado por la noticia de que madame Henriette, huésped del hotel contiguo a la pensión, decide abandonar a su esposo y a sus hijas para fugarse con un apuesto y elegante Adonis. Este acontecimiento funge como pretexto que dispara el desarrollo de la verdadera historia, protagonizada por una anciana.

Con un lenguaje elegante y ceremonioso, la anciana, que toma el papel de narrador en algún momento, habla acerca de la voluntad y la pasión femenina de cualquier época. Esta historia refleja la inutilidad del paso del tiempo cuando se trata de la moral, pues a través de dos historias similares, separadas por más de dos décadas, las mismas acciones siguen levantando los mismos juicios.

Visitas 2015

Por ROGELIO VEGA

  1. G. K. Chesterton es siempre un remanso. Su estilo, elegante y cuidadoso, dota a sus textos de un insospechado personaje: el narrador cobra atractiva fuerza y sus palabras, tan precisas y poéticas, dejan a la trama y misterio en un segundo plano. El poeta y los lunáticos me presentó a Gabriel Gale, artista y (faltaba más) detective también.

 

  1. Me gusta Liv Moore, la hermosa protagonista de iZombie. Me fascina la justa extensión de su pelo y el color indefinido de sus ojos preciosos (a veces claros, a veces rojos o negros). Sigo con entusiasmo y desmedido romanticismo sus aventuras, que son divertidas y complicadas a medias, y espero con ansias su hambre irrefrenable, sus gestos nuevos después de atacar a los muertos.

  1. De China Miéville envidió su imaginación y su falta de frenos. Kraken, una de sus novelas, es el perfecto ejemplo: alucinante, caótica y sorpresiva. Su Londres de pesadilla, amplia y aterradora, te envuelve de golpe; los personajes, de habilidades inverosímiles, te atrapan y la curiosidad (de repente tu peor enemiga) te acompaña hasta la última página.

  1. Busqué Monster, de Masayuki Kojima, por recomendación y me sorprendió su tono serio y sombrío. Los personajes, más allá del protagonista, son curiosos y atractivos: atrapados (casi sin saberlo) en la red desalmada y perversa de la posguerra. Además aparece en la historia un escritor y nos muestra de paso lo peligrosos que son los libros para niños.

  1. Disfruté infinidad las referencias y guiños en Ready player one de Ernest Cline; compuse una amplia lista y dejé, para el año que viene, muchas de sus recomendaciones. La novela es agradable y divertida (un vasto canto a nuestros gustos) pero hace preguntarme si su gran éxito, más que a su talento, no se finca solamente en la nostalgia.

  1. Orphan black, la serie canadiense de ciencia ficción, le debe absolutamente todo al talento de Tatiana Maslany. Hay en la trama varios clones y la actriz, su capacidad y registro, van mucho más allá del simple maquillaje o los inexistentes efectos especiales. La historia es excelente y espero unas merecidas vacaciones para atacar su tercera temporada.

  1. Grant Morrison nunca va a dejarte tranquilo: sus ideas incomodan, golpean y te hacen reflexionar. We3, el cómic que comparte con Frank Quitely, tiene ya bastantes años y apenas lo conozco; sus páginas anticipan monstruos (nosotros) y retratan a la perfección la dudosa, casi inexistente, calidad del ser humano.

  1. Sebastião Salgado es un gran fotógrafo y el documental La sal de la tierra va dejarlo muy en claro. La obra es un viaje familiar, una biografía, y al mismo tiempo un asombroso catálogo. Hay impresionantes planos y sus dos directores van a conducirte (amables, de la mano) a conocer y apreciar a este importante personaje.

  1. Tengo debilidad por estas historias, me enternecen y en igual medida me arrancan lágrimas y sonrisas. Héctor y el secreto de la felicidad no me defraudó; tiene en su reparto a Simon Pegg, a la bella Rosamund Pike, y queda en el alma la sensación, la alegría, de que el mundo ofrece muchas experiencias más.